miércoles, 14 de enero de 2009

Sin "género" de dudas


El indulto del que fue beneficiaria la ex banquera Vivian Lubrano de Castillo, inminentemente que ha de desatar reacciones en los demás banqueros involucrados en la historia de desfalco bancario más grande del país, el caso Baninter.

El ex asesor financiero de este banco, Luis Álvarez Renta, ya empezó a pedir lo suyo: sus abogados están solicitando la reducción de la pena de ocho años de prisión a cuatro. A pesar de que no lleva ni un año en prisión.

Falta que Ramón Báez Figueroa y Marcos Báez Cocco "pidan cacao" o clemencia al juez de la ejecución de la pena y al Ejecutivo, el mismo Ejecutivo que ya se apiadó de una "pobre señora", enferma, con hijos y nietos que sufren el que la condenaran a prisión por el simple hecho de colaborar en un desfalco estimado en 55 mil millones de pesos.

Lo que es igual no es ventaja. Las feministas y muchos hombres propugnamos por la igualdad de género. Si la señora Lubrano fue indultada sin que siquiera haya estado en la Cárcel de Najayo un día, los tres condenados restantes merecen el mismo trato, pues algunos son de edad avanzada, enfermos, y tienen familias que sufren sus encarcelamientos.

La señora Lubrano no puede pretender "robar como hombre y pagar como mujer". La frase puede sonar sexista, pero retrata la realidad. El supuesto pánico que ella siente hoy, debió sentirlo cuando alteraba la contabilidad bancaria a expensas de los ahorrantes, a quienes el Estado honró con los fondos de todos los dominicanos, hasta los de aquellos que hoy apenas son óvulos inmaduros.

O todos se van a Najayo a ser "presos de confianza" y/o privilegiados, o todos se sientan felices a tomar vino con sus amigos en sus villas de Casa de Campo.

Ante tanto descaro, ya todo da igual.

1 comentario:

Sheila dijo...

A pesar del feminismo que predico, no defiendo lo indefendible, ni apoyo vagabunderías hechas por mis congéneres. El delito no conoce de sexos, y si vamos a hablar de igualdad en derechos y deberes, tenemos que aplicar esa igualdad se trate de quien se trate. Vivian Lubrano es una vergüenza para las mujeres.