lunes, 5 de febrero de 2007

Tango del amor

Un, dos, tres, vuelta
Y tus labios se encuentran con los mios
Giro y respiras taciturno en mi cuello.
Pretendo retirarme, pero me retienes con rabia
Mis brazos se convierten en hilos por los que tiras de mi vida.
Pecho con pecho, boca con boca, pubis con pubis
Iniciamos una danza de dolor y sexo.

6 comentarios:

Leopoldo dijo...

La observación de Patricia es oportuna, por cuanto sugiere que hace falta mayor presencia de las organizaciones que se movilizan a favor de la causa de las mujeres, la niñez y los envejecientes en esos escenarios políticos y sociales.
El motor del cambio en cualquier área política y social es la movilización de sus actores a través de organizaciones concretas y bien articuladas.

Sheila dijo...

Excelente artículo, Patricia. Esa es la dura realidad del ser mujer: no pertenecernos.

Que este blog nos sirva a todas y todos para despertar.

Leopoldo dijo...

"Tango del amor" escenifica el primer baile de Patricia Báez Martínez en sociedad..., en la sociedad de los y las poetas. Esperemos más danzas, más arcoiris, más lunas y mares encabalgadas en su apasionado verso.

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Pubis con pubis??

A mi me gusta mas "pubis con pene"

Felicidades Patricia!!!

Patricia Báez dijo...

Manuel Aramis, has caido en la trampa que ya lo hicieron algunos hombres que han leído este poema.

Te explico: Los hombres también tiene pubis, por eso el pelo que ustedes tienen alrededor del pene se llama vello púbico porque está en el pubis y allí es donde está el pene.

Este es un poema enteramente heterosexual, de una mujer a un hombre. Y cuando digo "pubis con pubis", me refiero a que somos ambos de la misma estatura y nuestros sexos entran en una armonía perfecta cuando estamos de pie.

Pero, mis amigas lesbianas también lo pueden tomar como un canto a su sexualidad. La poesía es de quien la siente, no de quien la escribe.

Patricia Báez

Manuel Aramis Miranda Perdomo dijo...

Oh!!